Blog
Historias de una corredora
Anoche soñé

Anoche soñé

Raquel González
20/4/24
Comparte este post

Anoche soñé algo…

Sentí  inquietud y en la noche, una serpiente de luz ascendía hacia el cielo.  Al momento me encontré envuelta en una oscuridad fría salpicada de pequeñas luciérnagas rojas. Vi una luna enorme iluminando un camino y vi un amanecer recortando el perfil de las montañas. Escuché cantar los gallos y ladrar algún perro, cuando los primeros rayos de sol hicieron aparecer un pueblo en lo más alto de una montaña. Agradecí el calor, la luz y el olor del despertar de los árboles.

Y entonces, fue que apareció ante mí un río de piedras blancas resplandecientes que hablaban un lenguaje extraño y antiguo, como un crepitar, y su eco se extendió por las laderas que nos rodeaban. No entendí lo que decían, solo recuerdo que yo subía y subía alejándome de ellas y el eco pareció perseguirme.

Corrí y corrí huyendo de sus voces, corrí sin llegar nunca, hasta que de pronto una fortaleza apareció ante mi vista, y me refugié en sus murallas. Vi gente que iba y venía, no les conocía y a la vez era como si les conociera. Cruzábamos miradas y nos entendíamos. Vi una mujer que sonreía, y me ofrecía un caldo que humeaba, yo quería quedarme allí con ella, era un lugar tan reconfortante…

Pero delante de mí, escuché voces de peregrinos que me llamaban. Eran un susurro llegado de siglos atrás, que levantaba el polvo del camino y me atraía con fuerza. Caminé y caminé como si buscara una respuesta en mis pasos y así fueron apareciendo prados que se extendían hasta donde nacían las faldas de las montañas.

Olía a pino y romero.

Sentí calor y más tarde de nuevo frío. Resbalé entre piedras sueltas, caí y seguí cayendo. Los árboles me rodearon, crujían las ramas, y bajo mis pies apareció un sendero que giraba sobre sí mismo. Mis pies sintieron el reconfortante mullido de las hojas, se hundieron como en un bálsamo, y empezaron a recorrer las vueltas y más vueltas que subían y bajaban caprichosas, hasta que entre las ramas, vi un resquicio de cielo y escuché campanas.

Me invadió una sensación de no retorno, de finitud y anhelo.

Y luego el tiempo se expandió y se hizo lento.

El espacio se estrechó, ascendía y ahogaba. Me sentí muy cansada. Miré mis pies atravesados por piedras, miré mis manos engrandecidas, todo parecía deformado y pesado. Todo pareció inabarcable.

Y entonces un sonido me llevó de nuevo a mi infancia. Escuché los cencerros, aspiré el olor de los pastos y me sentí de nuevo una niña entre las vacas recostadas, bajo la luz de la tarde.

Alcé la vista y un gigante de piedra me sostuvo la mirada. Me hice tan pequeña. Sentí un escalofrío. Vi los últimos rayos de sol del día y avancé sin fijar mis pasos, tropezaba  y me resistía a que me atrapara la noche, pero mis piernas eran pesadas y mis pasos torpes. Después... escuché voces y risas. Cada vez más cerca.

Vi luces, una cruz y arcos de piedra. Me recogió una mirada de reconocimiento, me sostuvo un abrazo. Vi a la misma mujer de antes, que sonriendo me ofrecía un caldo humeante. Sentí el calor. El calor del lugar en medio de la fría noche. Me sentí vista, acogida y en paz.

Supe que había llegado.

Esta mañana al levantarme cansada, como si no hubiera dormido nada, le he contado mi sueño a mi compañero. Y él me ha dicho: “¿Sabes?... Se parece mucho a vivir una ultra-trail”

Raquel González
Psicóloga y deportista especializada en psicología del deporte.
Artículos

Descubre más noticias

No te pierdas las últimas novedades

Historias de una corredora

De canteras y socavones

La vida que a veces aprieta y presiona. A veces respondemos enfrentándola, empujándola, resistiéndonos y sufriendo hasta que descubrimos las bondades de aceptar. Aceptar la vida como viene, aceptarnos a nosotros mismos como somos, porque así, tal cual, está bien.
Raquel González
13/10/23
Historias de una corredora

De autocontrol y gritar

Todas las emociones son necesarias, hasta las que nos resultan molestas. No siempre nos va bien lo que sentimos y no sabemos qué hacer con ello. La regulación emocional es sentir la emoción, darnos cuenta, identificarla y ser capaces de expresarla en el momento adecuado, sin volverla contra nosotros mismos ni contra otros.
Raquel González
12/7/24
Historias de una corredora

De las fuentes de energía y otros recursos inagotables

Hay días que son para recuperar, descansar y recargar energía. Saber recuperar y cómo hacerlo, cuáles son nuestras fuentes de energía, también es fundamental para que podemos seguir con fuerza.
Raquel González
31/7/21

Sígueme en RRSS

Mantente informado de las últimas novedades

Al hacer clic en "Aceptar todas las cookies", aceptas el almacenamiento de cookies en tu dispositivo para mejorar la navegación en el sitio, analizar el uso del sitio y ayudar en nuestros esfuerzos de marketing. Consulta nuestra Política de privacidad para más información.